2.7.12

PAREDES TROMBE Y CHIMENEAS SOLARES

Introducción
Dentro de los sistemas que pueden incorporarse a los edificios para dar solución a problemas tanto de clima como de luz, englobados dentro de la llamada Arquitectura Bioclimática, podemos encontrar las paredes Trombe y las chimeneas solares, sistemas que nos ocupan en este proyecto.
En primer lugar se hará una aproximación a la arquitectura bioclimática y a los sistemas climáticos especiales utilizados en esta disciplina, posteriormente nos centraremos en las particularidades de los sistemas pasivos pared Trombe y chimenea solar. En el apartado referido a chimeneas solares también se expondrá de forma introductoria su aplicación como plantas generadoras de energía.
La primera forma que sirvió al hombre para utilizar la energía solar térmica fue a través de la energía solar pasiva, es decir, aprovechando la energía que penetra por las ventanas y muros convenientemente orientados, durante los meses fríos, y favoreciendo las corrientes de aire por efecto térmico en los meses cálidos. En este tipo de construcciones, donde se aprovecha la energía solar pasiva, se usan los elementos estructurales del edificio para recoger, almacenar y distribuir la energía solar. A diferencia de la energía solar activa no se precisa de la instalación de ningún equipo mecánico sólo se requiere que la fachada sur del edificio permanezca soleada durante la estación cálida. La energía solar pasiva puede utilizar las tres formas de transmisión de calor existentes, conducción, convección y radiación, para distribuir este calor por todos los lugares habitables del edificio.
Elementos para el aprovechamiento de la energía solar en un edificio
Los siguientes elementos que se describen a continuación constituyen y completan el diseño de un edificio basado en el aprovechamiento de este tipo de energía solar:
● Abertura (Colector)
● Absorbedor
● Masa térmica
● Distribución
● Control
ABERTURA (COLECTOR)
Superficie acristalada o ventanas por las que se recibe la luz del sol en el edificio. Normalmente esta superficie esta orientada a menos de 30º del verdadero sur – hemisferio norte - y los rayos solares que inciden sobre esta no deben estar obstaculizados por árboles o otras construcciones entre las 9 a.m. y las 3 p.m. durante la estación cálida.
ABSORVEDOR
Superficie de mayor absorbancia en los elementos de almacenamiento (muro, suelo, contenedor de agua,…) que se sitúa directamente en la trayectoria de los rayos del sol.
MASA TÉRMICA
Materiales que almacenan el calor producido por la luz del sol. La diferencia con el absorbedor, aunque en ocasiones estos elementos coinciden (muro, suelo), es que el absorbedor es una superficie expuesta a la luz solar mientras que la masa térmica es el material que existe tras esta superficie.
DISTRIBUCIÓN
Método por el que se hace circular el calor desde el colector y los puntos de almacenamiento a las diferentes zonas habitables del edificio. Un diseño estrictamente pasivo utilizara exclusivamente los tres modos de transmisión de calor – conducción, convección y radiación – pero en algunas aplicaciones se pueden usar ventiladores, conductos o ayudas semejantes para esta distribución.
CONTROL
Para controlar la radiación que llega al colector se pueden usar techos colgantes, sensores electrónicos de temperatura – termostato diferencial que controla un ventilador al que pone en funcionamiento ante una sobretemperatura, por ejemplo - , respiraderos, persianas de baja emisividad, toldos y otros sistemas que puedan ayudar a tal fin.


La disciplina conocida como arquitectura bioclimática se desarrolló para adaptar los principios de la energía solar pasiva a la construcción salvaguardando los niveles de confort exigidos en los edificios.
Podemos definir arquitectura bioclimática como aquella capaz de aprovechar la radiación solar en los meses fríos y rechazarla en los meses cálidos, que aprovecha la ventilación para combatir la humedad y para evacuar el aire caliente molesto, y que emplea el aislamiento para reducir los intercambios térmicos con el exterior.
Tipos de sistemas bioclimáticos
Los elementos arquitectónicos bioclimáticos, también llamados sistemas climáticos especiales responden a la siguiente definición: componentes de un edificio, cuya misión principal es mejorar su comportamiento climático, actuando sobre los fenómenos de radiación, térmicos y del movimiento del aire, que actúan de forma natural en la arquitectura. También se llaman sistemas pasivos por el hecho de no utilizar ninguna fuente de energía artificial para su funcionamiento.
Se pueden diferenciar los tipos que se describen en los siguientes epígrafes.
SISTEMAS CAPTORES
Componentes o conjunto de componentes de un edificio que tienen como objetivo primordial captar la energía de la radiación solar y transferirla al interior en forma de calor. Son los sistemas pasivos de energía solar.
● Sistemas directos
● Sistemas semidirectos
● Sistemas indirectos
● Sistemas independientes
SISTEMAS DIRECTOS (‘DIRECT GAIN’)
La energía penetra directamente en el interior a través de superficies con vidrio (ventanas, lucernarios). Una vez dentro, la radiación solar es absorbida por las superficies interiores, calentándolas.
SISTEMAS SEMIDIRECTOS (‘SUNROOMS’)
En estos sistemas, se interpone un espacio entre el interior y el exterior (invernadero), que tiene una gran entrada de radiación, y que por tanto, alcanzará condiciones térmicas medias más altas que las del exterior. Este espacio puede ser temporalmente habitable, actuando como una prolongación del interior.
SISTEMAS INDIRECTOS (‘INDIRECT GAIN’)
La captación de radiación solar se realiza a través de un elemento de almacenamiento con una posterior transferencia de energía al interior. La energía radiante, después de atravesar el vidrio, es absorbida en forma de calor en un elemento de gran capacidad térmica. Desde este elemento se cede al interior en forma de radiación de onda larga y de convección, con un retardo y una importante reducción en la oscilación de temperatura.
SISTEMA INDIRECTO POR FACHADAS
Tiene una superficie de acumulación vertical, protegida por un vidrio y acabada en color oscuro o con superficie selectiva cálida. El muro invernadero o de inercia está construido de obra (ladrillo, hormigón, piedra) con un grosor de 30 a 40 cm para retardar unas 12 horas el máximo aporte de energía. El calor pasa a través del muro y se cede al interior por radiación de onda larga y convección. El muro ‘Trombe’ es un caso particular del anterior, al que se añaden aberturas superiores e inferiores en el muro (para comunicar el sistema con la habitación contigua) y se coloca delante una pared de cristal que recibe la radiación solar. Gracias a esto, se aumenta (y se controla) la cesión de calor por termocirculación en el circuito de aire resultante. El muro de agua está formado por contenedores de agua donde se acumula la energía, que es cedida al interior por radiación y convección.
SISTEMA INDIRECTO POR TECHOS
Utiliza una masa acumuladora importante en la cubierta del edificio. En invierno capta la radiación, se calienta y la transfiere al interior como radiación de onda larga. En verano puede servir como refrigeración, al enfriarse por la noche por emisión de onda larga hacia el cielo. El caso más típico es la cubierta de agua o cubierta estanque. (Relacionado con la cubierta hídrico-solar).
SISTEMA INDIRECTO POR SUELOS
La energía se capta y almacena en un depósito situado debajo del suelo del interior. El aporte radiante se hace por un lateral del acumulador orientado al sol.
SISTEMAS INDEPENDIENTES
Utilizan sistemas similares a los del sistema indirecto por el suelo, pero en este caso los componentes o elementos captadores y acumuladores se pueden independizar entre sí y con el espacio acondicionado. La transferencia de calor entre los distintos elementos se realiza por medio de flujos convectivos de aire (o de agua) que circula por conductos, donde se incorporan dispositivos de regulación y control.
SISTEMAS DE INERCIA
Partes o componentes de un edificio que actúan como estabilizadores de las temperaturas interiores, frente a las oscilaciones de las condiciones exteriores. Su principio de funcionamiento las hace adecuadas para mejorar tanto los efectos del frío o del calor. Se caracterizan por su masa térmica útil, entendiendo ésta como la capacidad calorífica que proporciona el edificio para ciclos de una duración determinada.
SISTEMAS DE VENTILACIÓN Y TRATAMIENTO DEL AIRE
Componentes de un edificio que tienen como función primordial facilitar la circulación del aire a través suyo, y/o tratarlo para mejorar sus condiciones de temperatura y humedad. Aunque pueden analizarse como sistemas individuales, en muchos casos dos o más sistemas diferentes (de impulsión y extracción de aire, o de tratamiento del aire asociado con uno de impulsión) pueden trabajar de forma conjunta, favoreciéndose mutuamente.
SISTEMAS GENERADORES DEL MOVIMIENTO DEL AIRE
Generan movimiento de aire en el interior del edificio, favoreciendo la entrada y/o la salida por aberturas o dispositivos colocados a tal fin.
VENTILACIÓN CRUZADA
Sistema de ventilación de un espacio o sucesión de espacios asociados, mediante aberturas situadas en dos fachadas opuestas.


EFECTO CHIMENEA
Sistema que genera una extracción de aire al situar aberturas en la parte superior de un espacio, que pueden estar conectadas con un conducto de extracción vertical.
CÁMARA O CHIMENEA SOLAR (‘THERMOSYPHON COLLECTOR’, ‘HEAT SYPHON’, OR ‘GLAZED SOLAR CHIMNEY’)
Es un dispositivo que utiliza la energía de la radiación solar para la extracción del aire. Su misión consiste en calentar el aire dentro de una cámara, mediante un captador de superficie oscura protegido por una cubierta de vidrio. Al calentarse el aire y disminuir su densidad, se produce un efecto de succión en las perforaciones situadas en la parte baja de la cámara, en contacto con el interior, y una salida de aire por la parte superior. Algunos sistemas captores, como el muro Trombe, pueden utilizarse en verano como generadores de ventilación, abriendo al exterior la parte superior de la cámara y al interior la inferior.




ASPIRACIÓN ESTÁTICA
Sistemas que producen una depresión en el interior del edificio, mediante el efecto Venturi, generado por el viento sobre un dispositivo adecuado, situado en la cubierta del edificio. La extracción se debe completar con una entrada de aire por la parte inferior.
TORRE DE VIENTO
Sistema de introducción de aire en un edificio, a través de una torre que recoge el viento a cierta altura sobre la cubierta, donde éste es más intenso. El aire se lleva por un conducto que puede introducirlo por la parte baja de los locales e incluso incorporar dispositivos de tratamiento de aire.
TORRE EVAPORATIVA
Consiste en un sistema de tratamiento que además produce una cierta impulsión de aire hacia el interior. El aire que penetra por la parte superior de una torre es enfriado por evaporación del agua, que humedece las superficies del interior de la misma. Este aire enfriado y más pesado, tiende a caer penetrando en el interior desde la parta baja de la torre.
SISTEMA DE VENTILACIÓN SUBTERRÁNEA
Aprovecha la inercia térmica del terreno para suministrar aire frío, en períodos cálidos, mediante un sistema de conductos de aire subterráneos, por donde pasa el aire exterior para ser enfriado antes de introducirse en el edificio.
SISTEMAS DE PROTECCIÓN A LA RADIACIÓN
Constituidos por aquellos componentes que tienen como misión proteger de radiaciones no deseadas en períodos cálidos a los edificios o espacios exteriores anexos.
Una vez aclarados algunos conceptos básicos sobre arquitectura bioclimática nos adentramos en una descripción algo más detallada de los sistemas pasivos pared Trombe y chimenea solar, el último de los cuales centrará el contenido de la investigación llevada a cabo en este proyecto.
Pared Trombe
La pared Trombe es un sistema creado en Francia en el año 1957 por Felix Trombe y Jacques Michel agrupado dentro de los sistemas indirectos en arquitectura bioclimática como se indicó anteriormente. En 1967 se construye un prototipo de casa con paredes 'Trombe' en Odeillo (Francia). Los resultados de este estudio fueron publicados en el trabajo de referencia de Robert et al. (J.F. Robert, J.L. Peube y F. Trombe, "Experimental Study of Passive Air-Cooled Flat-Plate Solar Collectors: Characteristics and Working Balance in the Obeillo Solar Houses", Energy Conversion in Heating and Cooling and Ventilation Buildings, Hemisphere, Washington, Vol. 2, pp. 761-782, 1978).
En una pared Trombe la radiación solar tras atravesar un vidrio (solo o doble) es absorbida y acumulada en forma de calor por un elemento de gran capacidad térmica, también llamado elemento confinador, que en este caso puede ser un muro de hormigón, ladrillo o piedra (normalmente entre 20 y 40 cm de grosor). El vidrio y el elemento confinador se sitúan a una distancia de entre 20 y 150 cm para generar un espacio pequeño o cámara de aire evitando así los efectos conductivos. Este elemento confinador o muro tiene unas perforaciones superiores e inferiores que comunican con el espacio a climatizar, dando lugar a una circulación del aire (termocirculación) tal como se muestra en las figuras 2.6 y 2.7.
Este sistema pasivo de recolección de energía solar de forma indirecta utiliza transferencia de calor ya sea por conducción, convección y/o radiación, el principio de funcionamiento se puede observar en las ilustraciones.


La radiación solar pasa a través del vidrio y calienta el muro, el cual irá calentando el aire atrapado en la cámara por convección natural. El aire caliente, más ligero se elevará en la cámara de aire y penetrará en el local a climatizar a través de la rejilla superior.
Para el obligatorio cumplimiento de la ecuación de conservación de la masa se adsorberá aire frío procedente del local por la rejilla inferior dando lugar a la termocirculación antes mencionada.
De forma adicional se puede colocar una película oscura sobre la pared en el exterior para absorber parte del espectro solar visible y emitir una pequeña proporción del rango infrarrojo. Esta absorción transforma la luz en calor en la superficie de la pared y disminuye la reflexión.
También es recomendable que el vidrio tenga un componente aislante adicional para que en la noche el calor ganado no se disipe.
Las rejillas antes señaladas suelen presentar trampillas manuales o automáticas que evitan la termocirculación invertida de noche, lo que también se puede conseguir prolongando la cámara exterior por debajo del nivel del pavimento interior y situando los orificios del muro a este nivel.
Para un buen dimensionamiento de la pared Trombe se han de tener en cuenta factores externos e internos, entre los externos cabe destacar:
1.- El clima: Las pérdidas de calor dependen de la diferencia de temperaturas externa e interna del cuarto. Cuanto mayor sea esta diferencia mayores serán las pérdidas por lo que en climas muy fríos se deberá sobredimensionar el muro.
2.- Latitud y orientación: La energía solar incidente sobre la fachada sur en invierno en latitudes por encima del ecuador y sobre la fachada norte en latitudes por debajo del ecuador, cambia según la latitud, por ello se suele incrementar el tamaño del muro a medida que aumenta la latitud por recibir este menos calor. También se ha de tener en cuenta la trayectoria del sol durante las diferentes épocas del año.
La orientación óptima, en el hemisferio norte, es a 5º del verdadero sur. A 15º funciona bien pero produce sobrecalentamientos en verano, a 30º empieza a no ser tan efectivo. En el hemisferio sur debe ser al contrario, el muro debe estar ubicado hacia el norte.
3.- Necesidades de calefacción (pérdidas de calor).
La eficiencia de la pared Trombe también dependerá de los factores internos: el muro (espesor y material), la superficie de vidrio, el número y dimensiones de los orificios.