14.2.12

HUMEDADES Y GRIETAS EN PARAMENTOS VERTICALES

1.- GENERALIDADES
INTRODUCCIÓN
La presente ficha tratará las patologías detectadas en dos viviendas unifamiliares que forman parte de una promoción de viviendas unifamiliares adosadas de dos plantas sobre rasante y un semisótano. Los daños aparecidos eran, concretamente, humedades en paramentos verticales y petos de terraza y algunas grietas en fachadas.
ANTECEDENTES
Las características constructivas de las viviendas afectadas eran:
- Estructura de hormigón armado
- Cerramiento de fachada formado por medio pie de ladrillo revestido exteriormente con mortero monocapa, enfoscado interior, panel aislante y trasdosado de ladrillo hueco sencillo.
- Cubierta inclinada formada por tabiques palomeros, aislante térmico, tablero machihembrado, capa de compresión y teja cerámica curva.
- Cubierta plana transitable compuesta por mortero formación de pendiente, lámina de PVC de 1,2 mm de espesor, geotextil, cama de arena, mortero de cemento y solado.
El garaje de las viviendas ocupaba la planta primera y el forjado superior del mismo constituía la terraza de la planta superior, a la que se accedía desde el dormitorio ubicado en esta planta.
2.- DESCRIPCIÓN DE LOS DAÑOS
Los daños se venían produciendo desde el principio de ocupar la vivienda y consistían en:
- Humedades situadas en diferentes zonas:
o en el paramento vertical (fachada) del dormitorio que daba acceso a la terraza. Estos daños iban avanzando a medida que pasaba el tiempo, llegando incluso a producirse más humedades en los paramentos verticales
perpendiculares a la fachada, así como en el dormitorio contiguo.
o el pavimento de la terraza presentaba manchas y restos de lodo, que denotaban una acumulación y embolsamientos de agua en períodos de lluvia.
o también aparecían manchas de humedad en la parte inferior de los petos de la terraza.
- Grietas en el elemento separador existente entre el garaje de la vivienda objeto y la vivienda contigua, así como en la unión entre la fachada y el murete en el que se aloja una pequeña puerta que da acceso a la parcela de la vivienda.

3.- ORIGEN DE LOS DAÑOS
Los fallos detectados podrían deberse, para el caso de las humedades, a:
- defectos en la impermeabilización en los encuentros entre la terraza que además forma la cubierta del garaje y el arranque del muro de fachada, que facilitan la ascensión del agua y su filtración a través de estas uniones.
- falta de pendiente de la terraza que impide una correcta evacuación del agua de lluvia, que al quedar embalsada y en contacto con la fachada y los petos hace que la humedad ascienda por capilaridad afectando a los paramentos.
En el caso de las grietas aparecidas en el murete de separación de los garajes de las viviendas contiguas y en el que se ubica la puerta de acceso a la parcela de la vivienda, ambos de fábrica de ladrillo, su origen se encontraría en:
- defectos en la ejecución de las uniones de estos elementos con la fachada propiamente dicha de la edificación, por la falta de traba entre ambos. Debido a los movimientos de dilatación y contracción se producen tracciones que tienden a separar un elemento del otro, marcándose en el revestimiento monocapa la junta entre la fachada y los muretes.
4.- PREVENCIÓN DE DAÑOS
Para evitar daños similares han de tenerse en cuenta algunas pautas, que enumeramos a continuación:
En proyecto se deberá cuidar el diseño, analizando la acción del agua y teniendo en cuenta el ambiente al que está expuesto la edificación, se hará una selección adecuada de los materiales, considerando sus características, comportamiento frente a la acción del agua y compatibilidad con otros materiales, para garantizar su calidad y por tanto su vida útil. Se analizarán con cuidado los puntos singulares (encuentros con paramentos, petos, que son los que dan más problemas, realizando un estudio detallado de los mismos.
En el caso que nos ocupa, para el material empleado en las terrazas, láminas de PVC, se han de seguir las normas UNE correspondientes, entre otros aspectos:
- deberán estar correctamente soldadas: bien con disolvente, bien mediante aire caliente, o si se realizan en taller, también pueden hacerse por alta frecuencia o mediante cuña caliente.
- en caso de emplearse disolventes o materiales auxiliares como colas o adhesivos se seguirán las recomendaciones del fabricante.
- en las uniones en T se ha de achaflanar la lámina inferior para evitar filtraciones capilares, no debiéndose unir más de tres láminas en un solo punto.
- una vez realizadas las uniones deberán controlarse posteriormente ya que pueden resultar perjudicadas por causas ambientales o de la propia obra.
- la anchura de las láminas ha de ser suficiente para conseguir un solapo > 50 mm.
- las superficies en contacto deberán estar limpias y secas para una buena adherencia.
- la anchura mínima de las soldaduras en el solapo en cualquier punto será > 40 mm.
- la entrega por encima de la protección de la cubierta no deberá ser inferior a 15 cm.
Para evitar las grietas en la unión fachada-murete, los muretes deberían ir correctamente trabados a la fachada principal, ejecutándose conjuntamente o dejando el muro que corresponda en espera del muro perpendicular de forma que se pueda trabar al mismo. Según la FL-90 se ejecutarán siempre que sea posible, simultáneamente; así mismo, los solapos de la traba serán no menores que 1/4 de la soga menos una junta y los ladrillos que atizonen cada plano de enlace no será menor que 1/4 del total.
También se puede prever la colocación de un material elástico que permita absorber los movimientos por dilataciones térmicas.

5.- REPARACIÓN DE DAÑOS
En el caso de las humedades, la manera de detener el proceso patológico que ocasiona estos daños sería actuando primeramente en el origen, para a continuación subsanar los desperfectos. Para ello se debería actuar sobre la terraza o cubierta transitable del garaje, procediendo a su demolición completa para volver a ejecutarla correctamente:
- realizar los encuentros con los paramentos verticales de forma adecuada, con unos solapes suficientes
- considerar una pendiente mínima que permita evacuar las aguas de forma correcta (pte min 2%)
- plantear un sistema de impermeabilización adecuado
Las grietas que se originaron a causa de la falta de traba entre los muretes y la fachada y por los movimientos de dilatación y contracción, se repararían mediante:
- picado de los paramentos
- limpieza de la zona de trabajo
- colocación de malla de fibra de vidrio
- aplicación del mortero monocapa.
- en las zonas inferiores afectadas por los empujes a causa de las dilataciones térmicas, se interpondría un elemento elástico que absorbiera las mismas.