28.5.13

DISEÑO DE UNIONES EN ESTRUCTURAS DE MADERA (III)

d) Clave de arcos y pórticos
Enlace articulado en la clave de un pórtico de madera laminada encolada de pequeña luz. El encuentro entre las piezas se realiza a media madera y se cosen con un perno.


Pórtico de madera laminada encolada formado por dos pilares biarticulados y un dintel que se encuentra también articulado en la clave. Los dos tirantes metálicos en diagonal aportan la estabilidad al conjunto. Otro tirante horizontal resiste el empuje horizontal en los apoyos. La articulación de la clave se realiza mediante un herraje oculto que consiste en una chapa interior que sirve de arranque a los tirantes y se une a la madera mediante pasadores. Cuatro de los pasadores se sustituyen por pernos para afianzar la unión.


Clave articulada de los arcos de una pasarela realizada
con herrajes exteriores con chapa galvanizada. La cara
superior del arco se encuentra protegida con una albardilla
metálica y la madera está tratada en profundidad.


e) Apoyo de vigas
Viga curva biapoyada. Detalle del apoyo articulado mediante un herraje que abraza la pieza hasta aproximadamente dos tercios del canto con pernos para resistir los efectos de la succión. Uno de los apoyos debe ser deslizante para evitar empujes sobre la cabeza de los pilares.
Esto puede conseguirse con orificios en forma de ranura horizontal, añadiendo una plancha de teflón en la base para disminuir el rozamiento. En caso contrario el pilar recibirá cierto empuje horizontal que se traduce en una flexión y desplazamiento horizontal del pilar, que puede ser admisible.


Apoyo simple de una viga biapoyada de una pasarela peatonal. El herraje de apoyo tiene una bandeja elevada del suelo con la ventaja de evitar parcialmente el agua de lluvia y de salpicadura. El herraje se afianza con dos pequeños pernos.
La madera deberá estar tratada en profundidad para la clase de uso 3 o tal vez 4.


Apoyo de una viga de madera laminada encolada sobre la cabeza de un pilar de hormigón. La bandeja de apoyo vuela ligeramente para aumentar la superficie a compresión perpendicular a la fibra. Cuatro pernos pequeños afianzan abajo la unión y resisten los posibles esfuerzos de succión. Arriba aparecen otros 4 pernos que sirven para anclar la diagonal de arriostramiento y el herraje de la correa.


f) Apoyo de correas
Típico apoyo articulado de una correa sobre una viga. La cara superior de la correa queda enrasada con la de la viga. El herraje llega hasta dos tercios del canto de la correa y la conexión se realiza mediante clavos corrugados o de adherencia mejorada.


Apoyo de una correa sobre una viga de hormigón armado. El herraje es similar al normal, pero la conexión al hormigón se efectúa mediante tornillos con tacos.


Apoyo de una correa continua sobre una viga. En este caso la correa apoya sobre la cara superior de la viga, lo que permite disponer vanos continuos de correas y el paso de instalaciones. En este caso el herraje del apoyo debe ser capaz de transmitir los esfuerzos de arriostramiento a la viga. También en la unión se observa un herraje para el anclaje de los tirantes de arriostramiento.


Correas que apoyan sobre una viga de cumbrera mediante un ensamble de cola de Milano Redondeada. La unión queda oculta y el resultado es muy limpio. Normalmente se deben disponer tirafondos oblicuos entre correa y viga como refuerzo en caso de incendio.


Apoyo de correas mixtas de madera y alma metálica para naves industriales. El apoyo en la viga se realiza mediante herrajes clavados.


g) Empalmes
Empalme que trabaja a tracción realizado mediante tres chapas interiores de acero que se conectan a la madera con pasadores. Las chapas de un extremo y otro de las piezas se unen entre sí mediante un solape de las chapas que se atornilla con los elementos que asoman en la línea central.


Junta de transporte en un pórtico. Se trata de un empalme con capacidad de transmisión de momentos flectores (semirrígido) que transmite la tracción y compresión con las chapas metálicas de los extremos de la sección y con un herraje central para el cortante. La sección mantiene su libertad para la merma debida a la pérdida de humedad.


Empalme articulado denominado junta Gerber, utilizada en las vigas continuas. El herraje queda oculto y sirve de apoyo a la pieza que viene del lado izquierdo y sube la carga hasta la parte superior de la viga volada que viene del lado derecho. Los orificios de abajo en la pieza volada, y los de arriba en la pieza apoyada, deberían tener forma de ranura vertical para permitir el movimiento por merma de la madera.


Empalme articulado de una viga continua (junta Gerber) realizado con un simple encuentro a media madera invertido, de manera que la viga de la derecha se cuelga del voladizo de la izquierda mediante un perno que dispone de una arandela (placa de reparto) en la cara inferior y superior.


Empalme articulado de una viga continua (junta Gerber). El herraje es oculto y tiene forma de doble T con un alzado oblicuo. Las alas de la T descansan sobre la cara superior de la viga volada y abajo las alas de la T sirven de apoyo a la viga que viene del lado derecho.


h) Nudos de celosía
Encuentro entre tres piezas de madera aserrada con una chapa interna de acero inoxidable alojada en un cajeado. Se une a la madera mediante pernos. La conexión trabaja a doble cortadura con chapa interior.


Nudo de una celosía donde se encuentran cuatro piezas de madera laminada encolada con dos chapas exteriores y pernos de conexión.


Empalme de un tirante de una celosía con un cubrejuntas de madera en el interior que se conecta a las piezas con pernos. Trabajan a doble cortadura (madera-madera). Además, llega un puntal y los dos tirantes de arriostramiento, que sirven para reducir la longitud de pandeo del cordón inferior en caso de inversión de esfuerzos.


Nudo de encuentro entre un par y un tirante mediante un ensamble tradicional de embarbillado de talón. Sin embargo, en el interior se ha dispuesto una chapa de acero que se conecta con cuatro pernos. Posiblemente, el herraje sea sólo para afianzar la unión y resistir alguna tracción.


Encuentro entre un par simple que queda encepado por el tirante doble y que se conectan mediante pernos que trabajan a doble cortadura. El centro de gravedad de los pernos es coincidente con los ejes de las piezas.


FRANCISCO ARRIAGA MARTITEGUI. GUILLERMO ÍÑIGUEZ GONZÁLEZ. MIGUEL ESTEBAN HERRERO. RAMÓN ARGÜELLES ÁLVAREZ. JOSÉ LUIS FERNÁNDEZ CABO.