23.4.12

EVACUACION DE HUMOS (II)

Chimeneas colectivas para calderas a gas
Teniendo en cuenta la amplia difusión de las calderas individuales a gas, se han fabricado chimeneas especialmente diseñadas para la evacuación colectiva en edificios de varias plantas.
Existen diferentes soluciones según los tipos de calderas:
Cámara abierta (B) o cámara cerrada (C) y tiro natural o tiro forzado; las calderas más extendidas han sido las B11BS, las B14 y las C en diferentes tipos.
Las chimeneas colectivas para calderas de cámara abierta (B) son de doble conducto interior, con un conducto auxiliar de altura equivalente a una planta para cada caldera (Figuras 21 y 23), de modo que se reduzca el riesgo de retorno de humos a un local proveniente de las calderas de otras plantas (Figura 22), el tramo equivalente a una planta también puede realizarse por el exterior de la chimenea (Figura 24).


Para evitar el riesgo de revoco de humos creado por las campanas extractoras de cocina (Figura 22), no deben coexistir en el mismo local equipos de extracción mecánica y calderas de cámara abierta (Tipo B). En edificación existente, si este caso se presenta, se debe disponer un sistema que evite el funcionamiento conjunto de ambos equipos.
Las calderas Tipo C (estancas) al no tener la cámara de combustión en contacto con el local donde se encuentran instaladas no tienen ese problema, por lo que las chimeneas destinadas a ellas pueden ser de conducto colectivo único.
Para las calderas Tipo C se ofrecen soluciones con diferentes posibilidades de toma de aire:
• Toma de aire individual directa desde el exterior, en cuyo caso la chimenea dispone de un único conducto destinado a la evacuación de humos de todas las calderas. Los conductos de humos de las calderas pueden ser con doble conducto si la chimenea es interior (Figura 25), o concéntricos, si la chimenea discurre por la fachada en la que se coloquen las calderas (Figura 26).
• Toma de aire mediante un conducto concéntrico al de evacuación de los productos de la combustión, común para todas las calderas de la misma montante; la chimenea estará compuesta por el conducto exterior de toma de aire y el interior destinado a la evacuación de humos.
En este caso se denominan chimeneas de doble pared cuando no existe aislamiento térmico entre los conductos de toma de aire y de evacuación de humos (Figura 27) y de triple pared cuando disponen de aislamiento térmico (Figura 28).



Altura de los remates de las chimeneas
Los remates de las chimeneas deben sobresalir por encima de las cumbreras de los edificios, con un doble objetivo:
1 Evitar los revocos de humos debidos a la acción del viento contra los obstáculos próximos a las chimeneas.

Por ello, en la norma UNE 123001 se establecen unas alturas mínimas sobre las cubiertas que dependen de la forma de las mismas; básicamente consisten en elevarlas 1 m por encima de los obstáculos colindantes a menos de 10 m, si bien en función de la inclinación de la cubierta se establecen otras medidas.
• Si la cubierta tiene una pendiente superior a 20°, la chimenea debe sobresalir 1 m por encima de la cumbrera, o quedar separada 2,5 m de la propia cubierta (Figura 30).
• Si se trata de una cubierta plana deberá sobresalir 1 m por encima de los obstáculos a menos de 10 m o estar separada una distancia el doble que la altura del obstáculo (Figura 31).

Estas alturas están definidas para chimeneas de tiro natural, en caso de tiro forzado pueden reducirse debido a que la sobrepresión mecánica ayuda a vencer algunos de los efectos del viento.
2 Permitir la adecuada dispersión de los humos, evitando molestias a otros usuarios; por lo que se deben respetar ciertas distancias entre los remates de las chimeneas y las aberturas de ventilación de los locales.

Para ello deberá sobresalir 1 m por encima de edificios situados a menos de 10 m, o alcanzar la misma altura que los situados entre 10 y 20m (Figura 32).

Deberán sobresalir 1 m por encima de las aberturas de ventilación próximas, o estar separadas de las mismas (Figura 33).
Evacuación de humos por fachada
En edificación existente y en viviendas unifamiliares, se permite la evacuación de los PdC por fachada, si bien cumpliendo una serie de requisitos como que las calderas sean de emisiones de NOx clase 5 y cumpliendo las distancias indicadas en IT 1.3.4.1.3.3. y en la norma UNE 60670 parte 6.
Esta solución solo está permitida para combustibles gaseosos.
Si la evacuación se efectúa a un patio de ventilación el mismo tendrá unas dimensiones mínimas de 4 m2 y una superficie en planta al menos de 0,5xNT, siendo NT el número máximo de terminales que puedan instalarse.
Para la evacuación de humos por fachada se deben emplear los terminales diseñados por los fabricantes de los aparatos.
En las figuras 34 a 40 se muestran los detalles de instalación y las distancias de los terminales de evacuación de humos a paredes y huecos de ventilación, aleros y en patios y con paredes adyacentes.