7.8.12

CRITERIOS PARA EL LLENADO DE GAVIONES Y COLCHONETAS

Lo importante no es sólo la red hexagonal a doble torsión y fuerte galvanización que constituye el gavión como continente de piedras, también lo es el concepto relativamente nuevo que implica en la ingeniería, ya que los gaviones son estructuras flexibles y al mismo tiempo resistentes, adaptables a posibles asentamientos, erosiones y otros fenómenos.

Detrás de la actual expansión del empleo de gaviones hay mucho tiempo y dinero invertido en investigaciones y desarrollo, muy lejos de algunos revestimientos de piedra en alambre romboidal común ó malla electrosoldada, que no poseen la duración ni el comportamiento estructural de los gaviones industrializados o preestructurados.

No hay muchas tecnologías en la construcción que permitan conformar estructuras flexibles, drenantes, de larga duración y armadas; además la multiplicidad de usos, está sujeta al propio desarrollo que los ingenieros y empresas puedan lograr, porque se trata de un material muy trabajado desde el punto de vista ingenieril ; permiten mejorar los tiempos de construcción y reducir costos, ya que el producto es muy competitivo frente al hormigón o la piedra suelta y otras alternativas. A diferencia de los gaviones artesanales, considerados obras de una crecida porque generalmente, luego se desmiembran, las cajas y colchones industrializados prácticamente constituyen obras definitivas.

El hecho de que la piedra esté contenida y trabaje dentro de una estructura admitiendo determinados esfuerzos de tracción que no permite la piedra suelta, reduce drásticamente los espesores necesarios. Los trabajos de manutención son irrisorios, incluso cuando por causas accidentales se verifica la ruptura de algún alambre, la sustitución de algunos paños de red puede ser efectuada cómodamente sin comprometer la resistencia de la estructura.

Las estructuras en gaviones pueden además, ser modificadas y ampliadas con el tiempo, en función de las diferentes condiciones ambientales y la estructura que ahora resulta, conserva inalteradas las características de homogeneidad y resistencia. Consideraciones sobre gaviones y colchonetas plastificadas. Los gaviones se envían desde fábrica oportunamente plegados y formando paquetones ó fardos a efectos de ocupar el menor espacio y hacer que resulte lo más económico y rápido su transporte a los más distantes lugares de utilización.

Así, cada gavión debe ser abierto y ensamblado, se deben ligar las aristas y fijar los diafragmas a las paredes laterales. Después se unen más sólidamente a los adyacentes, a lo largo de todas las aristas de contacto, tanto en dirección horizontal como vertical. El relleno se efectúa con cualquier tipo de medio mecánico o manual, usando guijarros o piedras de cantera que tengan unas dimensiones ligeramente superiores a las de la malla, de forma que se tenga al menos porcentaje de vacíos. Hay que excluir materiales friables, aconsejándose el uso de material duro y de elevado peso específico, piedra sana y compacta. El tamaño debe ser regular y tal que las medidas sean comprendidas entre la medida mayor de la malla y el doble, salvo en los colchones donde se conviene usar piedras mayores a la mitad de su espesor.

Puede aceptarse como máximo, el 5% del volumen de la celda del gavión de piedras de tamaño mayor al indicado. El relleno debe permitir la máxima deformabilidad de la estructura, dejar el mínimo porcentaje de vacíos asegurando al máximo el buen peso de los elementos, para ello a veces, es necesario la acomodación manual del pedrisco. Se deben colocar durante el relleno, en el interior de los gaviones, unos tensores horizontales, a 1/3 y a 2/3 de la altura del mismo, para conseguir que las paredes opuestas resulten solidarias entre sí. Los tirantes permiten un mejor alineamiento de las paredes en vista y evitan la deformación de los gaviones durante el relleno. La cantidad y disposición de los mismos están en función del tipo de trabajo.

En el caso de revestimientos con colchonetas, los tensores deben colocarse verticalmente uniendo base con tapa, eventualmente pueden unirse las aristas superiores de los diafragmas con el paño base en el caso de revestimiento de superficies inclinadas. Pueden usarse normalmente un tirante vertical cada metro cuadrado, salvo casos donde exista intenso oleaje, donde pueden aumentarse la densidad de esos tensores. El alambre adoptado para los tirantes, de la misma manera que el que se utiliza para las ligaduras, presente las mismas características de los gaviones sólo que generalmente es un diámetro inferior. Terminado el relleno, se baja la cubierta de los gaviones y se la liga a lo largo de todos los bordes perimetrales y los interiores del diafragma.

Dadas las características del revestimiento de PVC, deberá tenerse en cuenta que:

También el hilo para las costuras deberá ser plastificado.
El revestimiento plástico no debe ser dañado durante la movilización dentro del obrador, mediante frotamientos y golpes violentos de cualquier clase.
No dañar el revestimiento plástico pasando directamente sobre los gaviones y/o colchonetas con carretillas o con otros medios de transporte.
Durante el montaje y operaciones de ligadura será bueno emplear alicates de superficies plana, evitar el uso de alicates cortadores ó dentados durante las costuras, no hacer escurrir el hilo revestido contra las paredes ásperas o aristas vivas.
Evitar el asentamiento del pedrisco con el peligro de dañar el revestimiento plástico.
El relleno para colchonetas debe ser preferentemente pequeño, con un d50 inferior a la mitad del espesor del colchón, material no friable y de dimensiones un tanto superior a la abertura de la malla hexagonal. Finalmente debería proveerse un cierto sobrellenado, no muy abundante, para que las tapas queden totalmente planas y tensadas luego que se produzca el normal reacomodamiento de la obra, en sí monolítica.